/ Escritos

El Palero del Ucayali - Parte 3

“Te he dado ciencia y sabiduría y tú que has hecho: sólo trabajar y no disfrutar,” se lamenta José respecto de quienes vienen de las grandes ciudades. “Cuando te mueras, la ropa más vieja te van a poner. La viuda va a guardar tus ropas más nuevas. Tienes que tener dinero para el cajón y tu tierra, pues hasta por la tierra para enterrarte hoy tenemos que pagar, pero el resto, te lo gastas. Nada te puedes llevar, no te van a enterrar tus cosas al ladito. A tus hijos, la herencia que les dejas es una profesión para que sepan ganarse la vida. Dinero no les dejas pues ya van a pelear por eso. O no van a saber qué hacer.”

(Click for English)
(Parte 2 aquí)

Hay un amplio elenco de palos a conocer en el corto tiempo de una vida. En sueños o en visiones se revela al palero cuál es el palo más adecuado para la persona que desea dietar. También hay distintas formas de dietar, según sea la persona indígena, blanco, o aprendiz de maestro. “El amigo, el hermano, quiere estar con usted a ver cuándo usted lo va a recibir. Ese espíritu de dieta quiere estar contigo. Su dieta se enamora de él y le lleva al conocimiento y al entendimiento. Si te doy cualquier cosa, te enfermas.” A medida que se realizan nuevan dietas, se forma un círculo de espíritus de palos que amplía la protección y profundiza el conocimiento.

“El cuerpo está sostenido por muchas energías. Cuando están dispersas te sientes mal, porque no estás ordenado. Quieres hacer cosas y nunca llegas a hacerlas. El desorden lleva a distintos senderos. Tu dieta misma te puede botar porque no has llevado el orden.” No es tarea sencilla. La dieta de palo requiere convicción y la voluntad de sostenerla en el tiempo. La calma en nuestra mente y actividad cotidiana propicia el lento trabajo de los palos. “En la dieta, el palo te toma tu energía al principio, un árbol crece dentro de tí, es mejor estarse quieto.”

La dieta trae gran cantidad de sueños. “Los palos te muestran el camino. Te hacen dormir de día. Te llaman a estar solo durante la dieta para que ellos entren en tí y busquen los huecos para rellenar. En silencio llegan las respuestas que quieres saber." Es común soñar con hechos lejanos o residuos de vivencias que se creían enterradas, que es necesario limpiar porque en ese sustrato se nutren nuestras raíces. También es habitual soñar con animales míticos o sus arquetipos, que plantean pruebas difíciles para entrenarnos y luego poder resolverlas durante la vigilia. Durante la toma de palo es común experimentar insomnio y ansiedad, revivir nuestros principales miedos y enfrentar aquello que ocultamos.

Durante los días de dieta se ayuna hasta el almuerzo. Las comidas son livianas y con indicaciones particulares, que en general implica no comer carne – con ciertos palos se permite pollo o pescado - harina y azúcar, y abstención sexual. Tampoco alcohol ni otras drogas. "Un día descubrí que la historia personal ya no era necesaria y la dejé, igual que la bebida," le hace decir Castaneda a don Juan en su "Viaje a Ixtlán." Las ayunos de las dietas son el primer paso de un camino que muestra nuevas posibilidad de vida.

Al finalizar los seis a ocho días de dieta, se toma un baño ritual de agua mezclada con flores y plantas medicinales.  Los requisitos alimentarios, el ayuno hasta el mediodía y la abstinencia de alcohol, drogas y sexo se mantiene por un mes luego de terminada la toma. Se recomienda permanecer en la selva hasta completar ese período, que es cuando concluye efectivamente el ciclo de dieta. La fortaleza de la sanación dependerá del compromiso. “Luego del mes de dieta encuentras armonía y orden, tu vida cambia. Van a ir tus cosas bien.” Sin embargo, en ocasiones “una dieta de un palo espera otros conocimientos para despertar y mostrar. Algunos palos se duermen esperando esas nuevas dietas para unir el conocimiento. No hay trance rápido como en ayahuasca. Los palos muestran día a día, van ordenando los desórdenes de la persona." No es una actividad simple de promocionar en los veloces tiempos urbanos: en algunos casos pueden transcurrir meses antes de lograrse los primeros beneficios.

Los palos empleados en las dietas presentan beneficios comprobados por la ciencia botánica. Su rica composición química los hace potentes antitumorales, tónicos, reconstituyentes, antiinflamatorios y regeneradores de tejidos. Sin perjuicio de su riqueza farmacéutica, la principal dimensión que proporciona el palero es la espiritual. “Te va a dar fortaleza. Soluciones dentro de tí: se acaban las dudas, las penas, los miedos." Algunos regresarán a su desorden; otros, quizás, se sientan llamados a profundizar el camino del conocimiento. "Quien ordena es el maestro, que ve en qué estado viven los miedos y dudas de las personas." La experiencia siempre es válida: permanecer en la búsqueda trae la promesa de una respuesta.

Si algo aprendí en Yarina es que no hay una sola manera de narrar un camino hecho de espíritus, sueños e intuiciones. Este conocimiento no puede categorizarse con parámetros de hombre blanco. Sabemos que los indígenas Shipibo-Conibo de esta región modificaron los diseños de sus tejidos luego de ser contactados por el hombre blanco por primera vez, cerca de 1930. También modifican los ícaros que cantan en sus ceremonias, según la información que reciben en las sucesivas tomas de ayahuasca. Nunca nada es lo mismo. O todo es esencialmente igual, bajo nuevas formas. Como dice mi maestro Leo Pinonsoy, al fondo de la oscuridad está la luz, que ilumina a cada uno de manera diferente.

(Fin)

Palero-Leo-1

En la foto: José Gama
Ph Leo Pinonsoy

El Palero del Ucayali - Parte 3
Comparte

Suscríbete al Yacare Volador